arriba

 
   
  o Javier Recio  (Alcalde) o Jun.2016
o Salvador Hernández o Ago.2011
o Jesús Nieto o Oct.2010
  César Martín o  May.2010
  Varias alumnas de Da.Anita o  Varios
   
   
 
 
 
 

  Si deseas comentar algo sobre este apartado puedes hacerlo en el Libro de Visitas.   También si deseas colaborar entrevistando a alguna persona de nuestro pueblo, puedes hacerlo y me envías la entrevista para publicarla. Anímate. 

 

 

 
Javier Recio Hernández

(Alcalde de la Zarza desde 13 junio 2015)
Entrevistado por y para la página de la Zarza

Junio 2016

En este mes de junio de 2016, se cumple un año de la llegada de la nueva Corporación municipal al Ayuntamiento de La Zarza de Pumareda. Con tal motivo la Zarza virtual solicitó una entrevista al alcalde.


Zarza virtual -Buenos días Sr. Alcalde y muchas gracias por conceder esta entrevista para La Zarza virtual. Para empezar dejemos protocolos a un lado y tuteémonos.

Hace ahora un año que tú y tu equipo llegasteis a esta Corporación elegidos por la mayoría de los votantes del pueblo.

¿Qué balance resumido nos puedes hacer de este año?

 Alcalde -  Pues el balance, quien lo debe hacer no somos nosotros, es el pueblo quien realmente puede valorar si lo que se ha hecho le parece bien o mal;  aunque siempre uno es inconformista porque las ideas que tenemos siempre van a más de lo que luego los papeles y las instituciones, que están para ayudar, van más lentos y tardan en materializarse.

Zv - Concretando un poco

A - Podemos resumir,  empezando desde el principio:  La  renovación del parque infantil, porque estaba ya obsoleto, peligroso. Se ha puesto un equipamiento nuevo para que los niños puedan disfrutar sin peligro ninguno. Luego para los mayores hemos instalado aparatos biosaludables, de gimnasia, para que puedan practicar ejercicios propios de su edad y lo más importante no es que se hayan instalado, es que se usan; lo que nos alegra que se utilizen. También gracias a la maquinaria de la Diputación, que solicitamos para poder limpiar los caminos, hemos podido limpiar los de la mitad del pueblo; nos queda la otra mitad y así va a ser año tras año porque este año con lo que ha llovido, los caminos que habíamos limpiado, casi que necesitan también otra limpieza más, pero como lo que nos concede la Diputación es una semana de maquinaria, pues lo que de tiempo en esos días.

Zv - ¿Cómo encontrasteis, a vuestra llegada la caja, las cuentas y gestión del Ayuntamiento?

A – Cuando dices la caja, supongo que te refieres al tema económico. Esto hay que valorarlo en su justa medida; no es fácil de explicar ya que es muy complicado por las nuevas leyes. Decir que saneado está, no se debía absolutamente nada a nivel reconocido de bancos, porque la deuda, como la reconocen ahora mismo las leyes españolas vigentes, todo lo que debas al banco es lo que se reconoce como deuda; pero esto no quiere decir que todo estaba pagado, pues hemos tenido que hacer frente a algunas facturas sin pagar. Pero bueno la verdad es  que hay que reconocer que la economía del municipio de La Zarza está saneada, aunque nos hubiera gustado incluso haber tenido alguna que otra deuda porque eso es señal que el que tiene deudas es el que intenta hacer proyectos. No había deudas, pero tampoco había proyectos; entonces nos hemos encontrado con un presupuesto muy, muy reducido, que esto por la ley de gastos, ahora mismo, no podemos moverlo más que en un pequeño porcentaje y esto nos limita el campo de acción para poder progresar y avanzar por esa línea. Luego hay otras, lógicamente, utilizando la imaginación, para poder hacer frente a proyectos que tenemos para nuestro futuro.

Zv – Sabemos que La Zarza es un pueblo pequeñito, pero que tiene servicios, cometidos y tareas como uno mayor y por lo tanto también sus problemas. ¿Cuál es el mayor problema que encontraron, si es que había alguno, y después de un año cuál es el problema mayor en estos momentos, si es que existe alguno?

A El gran problema que tenemos es la despoblación, ese es el gran problema que tenemos en La Zarza porque la población cada año va siendo menos. Nosotros nada más llegar hicimos una campaña de empadronamiento y hemos conseguido llegar a un padrón de 161. Nos encontramos con 141, o sea que hemos subido 20  y creemos que ese es el camino a seguir para poder llegar a conseguir más subvenciones, más dinero y más proyectos. Ese es uno de los problemas importantes, la despoblación. Luego otro problema es la dejadez con la que nos hemos encontrado el pueblo, por esas razones, que muchas veces no es que uno no quiera, porque ideas creo que todo el mundo tenía, el problema es que esas ideas hay que canalizarlas y ejecutarlas con mucha imaginación y esa es la dejadez, esa imaginación que se ha dejado pasar y nos hemos dejado morir poquito a poquito. ¿Problemas que tenemos ahora mismo?... Es el del agua. El tema del agua, de la red, pues las tuberías que tienen más de treinta años, nos están dando muchas averías, se pierde mucha agua; agua que hay que pagarla; todo lo que se pierde hay que pagarlo entre todos y ahora mismo tenemos un déficit muy, muy importante, que sin querer asustar a la gente, pero aproximadamente más de 4.000 metros cúbicos se pierden cada semestre por las fugas que vienen producidas por el mal estado de las tuberías y eso lógicamente hay que pagarlo entre todos. Poquito a poquito, con los planes provinciales vamos a ver si somos capaces, que ya empezaron en la legislatura pasada, de meter tuberías nuevas para evitar esas pérdidas que sufrimos.

Zv – Eso, según dicen algunos alcaldes, es enterrar dinero en algo que no se ve, que no luce.

A – Eso es lo que un político nunca quiere hacer; aunque es la primera obligación que hay que hacer; que es algo que no se ve pero que es algo útil, muy necesario para el pueblo. Nos ha tocado a nosotros y sabemos que todos los planes provinciales, todas las ayudas bianuales que llegan, van a ir por ahí. Ahora mismo vamos a acometer un tramo que va hacia la carretera de Aldeadávila, que es un tramo que está muy, muy precario, que tenemos que hacerlo y a medida que nos vayan entrando subvenciones tenemos que seguir sustituyendo viejas tuberías, por el bien del pueblo, de su gente y poder acometer otros proyectos.

Zv – Tú y tu equipo habéis promovido el voluntariado, la colaboración de los vecinos que estén dispuestos a hacer algo por su pueblo. Permíteme recordar aquí, que tú en este tema has practicado con el ejemplo desde hace unos cuantos años, colaborando desinteresadamente en la organización de las fiestas, eventos, carrera popular, etc. cargando, llevando y trayendo tu propia megafonía. ¿Cómo está actualmente el tema del voluntariado?

A – El voluntariado creo que es la pieza fundamental; digamos que es esa magia que necesitamos para poder recuperar a este enfermo terminal que es nuestro pueblo y desde el voluntariado, la colaboración de la gente, podemos conseguir recuperarlo, aliviarlo, estoy convencido. Mucha gente antes ha encabezado este voluntariado. En su día me sumé, como decías, en el tema de fiestas y ahora me he sumado al voluntariado formando un equipo de voluntarios que no es otro que el equipo de gobierno que representamos el Ayuntamiento de La Zarza. Quiero agradecerte a ti, en primera persona, el primer voluntariado, digamos actual, de la nueva época de La Zarza como fue y es la página dedicada al pueblo, que fue la que activó, publicó y demostró que La Zarza existe y ponerla en el mapa ¿no?. Gracias a la página nos has reactivado a muchos que estábamos dormidos para poder hacer funcionar al pueblo como debiera y entre todos,  estoy convencido, porque además, de lo que podemos presumir en la Zarza es de buena gente. Y buena gente dispuesta la hay; ahora es coordinarnos y así sacaremos al pueblo del estado terminal que nos lo encontramos.

Zv –El último día que estuve en el pueblo, un lugareño me hizo este comentario: A este alcalde hay que llamarlo Javi “el pacificador”. Yo, sorprendido pregunté el porqué.  Me dijo: Porque quiere un pueblo en paz, sin enfrentamientos de unos y otros. Como sigo sorprendido, te pregunto ¿Es que hay enfrentamientos en el pueblo?

A –Afortunadamente el pueblo, como decía antes, es un pueblo pacífico, con muy buena gente. Hay muy pocos casos, muy pocos conflictos, pero esos conflictos, tal y como somos la gente de La Zarza, nos influye y nos castiga. Sí queremos mediar desde el Ayuntamiento en esos pequeños conflictos para evitar denuncias y esas cosas que no traerían nada bueno para el pueblo, sería hundir el pueblo. Intentamos mediar y de momento hemos conseguido hablar, hablar y hablar para que todo se solucione lo mejor posible. Por desgracia, sí que hay alguna que otra denuncia, que no tenía que ser y esperemos que se quede en nada. Que la gente, aunque no tenga relación se respete. No todos vamos a llevarnos bien con todo el mundo, pero lo más importante es el respeto hacia los demás; todos no tenemos la misma afinidad, pero sí que nos podemos y debemos respetar y eso es lo que se busca; que nos respetemos unos a otros y nos echemos una mano los que nos llevemos bien y disfrutemos juntos y los que no,  también respeten y se respeten.

Zv –En la página anuncié que iba a entrevistar al alcalde y pedía colaboración, lanzando estas preguntas:

1.       ¿Cómo calificarías la gestión del Consistorio este primer año?

2.       ¿Cuál crees  que es el mayor problema que tiene La Zarza, como municipio?

3.       ¿Qué pregunta crees que debo hacer al Alcalde, qué le preguntarías tú?

Estas son las respuestas y preguntas recibidas:

_________________

Roberto, pregunta:

¿Cómo va la campaña de nuevos empadronamientos en nuestro pueblo?

Zv – Creo que esto ya está contestado; pasamos a la siguiente

Teniendo en cuenta que uno de los mayores problemas que tiene nuestro pueblo es la elevada edad media de su población, ¿cómo se plantea el futuro para nuestro pueblo? ¿hay  futuro?

 A – Pues ese es el reto del futuro y creo que el lema que hemos elegido “Cambiando el futuro”, es de lo que se trata, de cambiar el futuro que era muy negro y lo que queremos es eso, cambiarlo. Lo que pasa es que hay que poner los cimientos y tener ideas claras. De un año para otro, o en una legislatura para otra, no puedes cambiar todo de repente y lo que va en picado en edad, que la media en La Zarza supere los 64 años, no se puede cambiar de un año para otro. Lo primero que hay que crear es una infraestructura, tener bien claro adónde queremos y podemos llegar; qué es lo que queremos hacer con La Zarza y una vez teniéndolo claro, el equipo ya lo tenemos, esperar que poquito a poco la semilla vaya dando su fruto. Ahora mismo es el turismo, apostar por la zona de Arribes, por el Parque Natural, pues estamos dentro de él, y La Zarza es de los poquitos pueblos que todavía no tienen explotado nada en este tema. En eso vamos a estar, en intentar explotar lo que tenemos, que no es poco, y a partir de ahí, empezar nuevos proyectos para que la gente pueda quedarse, ¿y por qué no? … familias que puedan venir a vivir a La Zarza.

Marga, pregunta

- Qué es lo que más te gusta de la Zarza? Por qué?

A –Lo que más me gusta de la Zarza es su gente. ¿Por qué? Por la forma de ser que tiene; es amable, agradecida, que es lo que me ha hecho a mi ser alcalde de esa gente. Si el potencial de la gente no fuera así, sería inviable, imposible ser alcalde o estar en un equipo de gobierno, eso es lo más importante.

- Qué crees que habría que mejorar? Por qué?

Zv – Creo que esto ya está contestado; pasamos a la siguiente

 - Cuál crees que sería uno de los objetivos a corto plazo del pueblo? Por qué?

Zv – También está contestado; pasamos a la siguiente

 - Cuál crees que sería uno de los objetivos a largo plazo del pueblo? Por qué?

Zv – También está contestado

 - Cómo podrían aquellas personas relacionadas con la Zarza (pero que no viven de manera permanente en el pueblo) ayudar en esos objetivos a largo y a corto plazo?

 A –Es fundamental que la gente de fuera, ese activo que tenemos, esté involucrada y con muchas ganas de formar parte del voluntariado. Cada uno en lo que pueda. El que sea albañil cuando venga por aquí que eche una mano, el que sea electricista también que eche una mano, el que sea diseñador de interiores puede ayudar para diseñar y organizar el museo. Otros, como en tu caso, Marga, hiciste y enviaste un detalle para regalar una flor a cada una de las mujeres que estuvieron en la Cabalgata de Reyes. Cualquier detalle nos vale para colaborar, cada uno en su campo, para que la Zarza siga viva. Y como se ve, desde la distancia también se pueden hacer cosas que en el pueblo se reciben con cariño.

 Zv – Has mencionado la palabra museo. Aclara eso.

 A –  En el próximo pleno del día 27 de junio, entre los asuntos a tratar hay uno que dice: “Aceptación de donación”. Se trata de aprobar, admitir la donación de una familia de Barcelona que ha tenido a bien en donar al pueblo lo que era el telar. Una donación que vamos a aceptar y a partir de ahí va a surgir un sueño nuevo; a ver si la magia de La Zarza es capaz, y entre todos, conseguimos el sueño del museo.

Paco, pregunta

A las dos primeras preguntas, doy mi conformidad.

Zv –  Dicho queda

 Yo quiero saber si  las actividades y actuaciones previstas para el mes de agosto (que por lo que tengo entendido son bastantes), son a cargo del Ayuntamiento, son de las que ofrece la Diputación a través de conciertos con artistas o si son gratis. En cualquier caso me agradaría saber cuáles de ellas cuestan dinero y cuales son voluntarias y por tanto salen gratis, para así poderlo agradecer en su caso a los voluntarios.

 A –Sobre un presupuesto anual del Ayto.,  que no llega a los 100.000 €, lo que no vamos a pretender es gastarnos un porcentaje alto en fiestas. Aunque las fiestas están muy bien, son un gran punto de encuentro, donde la gente se anima y divierte, son solo unos días y el pueblo tiene que mantenerse el día a día y son 365 días al año que el pueblo tiene que sobrevivir y sobre todo los duros inviernos que hay. Destinamos una parte importante de ese presupuesto a fiestas que aproximadamente son unos 7.000 €; pero las fiestas no están valoradas lógicamente en esos siete mil euros; ese presupuesto se iría al triple. Esa diferencia es gracias al voluntariado, sin la colaboración sería inviable, imposible, tener las fiestas que tenemos. Lo destinado económicamente a fiestas son unos siete mil euros, que van destinados, prácticamente casi todo, a la orquesta que traemos y todo lo demás sale del voluntariado, de gente que aporta su tiempo y… ¿por qué no? también su dinero. 

Rosa, pregunta

-Para mí la gestión de este año ha sido sobresaliente....

A –  -Gracias Rosa, por la nota alta que nos concedes.

-El problema del pueblo es que no nacen niños y cada año se nos van residentes...

A –  -Estamos de acuerdo en el mayor problema del pueblo, como ya he comentado.

-La pregunta al alcalde es cuantas horas ha dormido al día este año?...intuyo que muy poquitas...a pesar de que está rodeado de muy buen equipo es mas su responsabilidad. Saludos.

A –   -Pues no llevo por cuenta las horas que he dormido durante este año; pero creo que las suficientes para seguir y soñar, despierto,  junto con el equipo que me acompaña, con nuevas ideas y proyectos para nuestro pueblo.

_________________________________

Zv – He intentado comentar en la calle a los lugareños que me fuera encontrando, que iba a hacer una entrevista al alcalde, me dijeran: ¿Qué opinión tenían de la gestión del nuevo ayuntamiento en este año? Y ¿Qué preguntarían al alcalde?  La verdad es que un día por frío, otro por lluvia y el último por calor, son muy pocos los que te encuentras. No obstante, estas son algunas opiniones:

LM –   A mi me parece que el cambio ha sido muy bueno. No sé cuántos años hacía que yo no pisaba el ayuntamiento y en este año ya son varias las ocasiones.

JM –   Yo pienso que ha sido un cambio para bien y comentando con otros, veo que la gente está “entusiasmá”

CH –   Pues yo  creo que se ha notado un gran cambio para bien y han hecho muchas cosas en un año.

Zv – ¿Y la pregunta?...  – Nadie hace una pregunta, ¿no quieren, no se atreven, o es falta de costumbre?-Me inclino por esto último. Todo lo más que alguno añade: “Que sigan haciéndolo así”.         

MH – Yo ya le he hecho una pregunta al alcalde en persona.

Zv –  Vaya, para una pesona que tiene pregunta ya la ha hecho.  ¿Pero es un tema secreto? ¿No nos la puedes decir? 

MH – Sí; ya le he dicho que si pensaban hacer algo con el Torreón y las esferas (agujas) del reloj.

A –   - Está en nuestros planes adecentar, al menos pintar el Torreón,  ese monumento tan singular e importante del pueblo. El tema de las esferas y agujas, al tratarse de sistemas distintos  a la maquinaria actual, sería más complicado y costoso; pero si algún voluntario técnico-relojero se atreve con el tema…

Zv –  Para terminar, nos podrías comentar los planes de futuro para los próximos tres años?

A –  Los proyectos de futuro, van todos encaminados sobre el aspecto ya comentado del turismo y embellecer un poquito el pueblo. A nivel particular las casas están bonitas, pero lo que es el pueblo en general está un poco dejado. Sé que es muy arriesgado lo que voy a decir, pero de ilusión también se vive. Quiero hacer partícipe al pueblo, de nuestra intención, de nuestras ideas por las que quiero que luchemos todos por ellas, porque no solamente depende del equipo de gobierno, depende de la intención de todos. En primer lugar hacer un albergue, el lugar ya se verá cuál es el sitio más indicado, cuando recibamos la subvención que estamos esperando. Queremos hacer una piscina ecológica, algo que no hay nada igual en toda la zona, para el disfrute de los zarceños y para aquellas personas que nos quieran acompañar. También poder disfrutar de una pista polideportiva que cerraría el equipamiento turístico con estas tres instalaciones. Y una vez que tengamos la pista deportiva, crear una plaza que es necesaria para el pueblo. Todos los pueblos tienen su plaza mayor y La Zarza no la tiene. Tiene muchos rincones, muchos lugares donde compartir; pero queremos hacer una plaza del pueblo. Un vez que tengamos la pista deportiva fuera, lo que actualmente es la pista del TeleClub, despojarla del muro que la cierra, creando un espacio más grande, junto con el Pilar, para que quede una gran plaza, la plaza del Ayto. o como se quiera llamar. Queremos que en esta legislatura se consiga. Sabemos que es un reto muy, muy difícil, pero lo vamos a intentar, en nosotros está luchar por conseguirlo. Una vez que tengamos un pueblo bonito y mejor equipado para todos y los que nos visiten, les gustará el pueblo y repetirán. Otra cosa importante es decir a aquellos vecinos que han heredado y tengan casas que estén en ruinas, invitarles a vender, que es bueno vender para que vengan otros de fuera y puedan construir, levantar esas ruinas y hacer unas casas bonitas. Si traemos gente que les gusta el pueblo, les gustan nuestras gentes y lo que hemos hecho, esa es al final la dinámica que queremos; más gente, más riqueza y más todo. Pero esto será posible si la gente quiere vender, pues muchas veces no queremos hacerlo porque es el recuerdo y herencia de nuestros padres o abuelos y queremos dejarlo ahí, abandonado hasta su derrumbe. La mejor manera de salvar y recuperar la herencia recibida, si uno no puede recuperarla, es vender para que otros lo hagan.

Zv –  Para terminar, ¿quieres añadir o decir algo que no te hayamos preguntado?

A – Habría muchas cosas y temas para seguir comentando; pero esto sería ya demasiado largo. Quiero terminar agradeciendo al equipo que conmigo forma el gobierno del Ayuntamiento, su trabajo y entrega, cada uno en sus respectivas tareas encomendadas, su colaboración y dedicación. También a las gentes de La Zarza por su buena acogida y colaboración. A todos, GRACIAS.

Zv –  Gracias también a ti por facilitar esta entrevista para la página. Hasta otra ocasión.

Junio 2016

Si deseas comentar algo sobre esta entrevista pues hacerlo en el blog: La ZarzaOnline


 
 

Salvador Hernández

(Zarceño excombatiente de la guerra civil)

Entrevistado por su sobrino Salva en:

Mi Rincón Literario

Agosto 2011

La inteligencia se ve en los ojos (Salvador Hernández)

Una mañana de Agosto, después de las fiestas de San Lorenzo 2011, acudí a casa de mi tío Salvador. No era la primera vez que lo hacía. En visitas de años anteriores solía contarme episodios sufridos por él en la guerra civil. Esa mañana fue diferente, logró emocionarme y emocionarse.
Previamente había consultado la posibilidad de darle forma a través de un relato. Todo fueron facilidades porque el protagonista creía tener pendiente una cuenta conmigo, de tal modo que, había mandado recados a los familiares para que me aclarasen la duda que le preocupaba.
Con premisas tan evidentes todo se me ponía de dulce. Mi familia subió a Salamanca. Llevé varios folios y cuando cruzaba el frontón me sentí un poco incómodo, pensaba que Salvador seguramente estaría esperando. No me equivoqué en mis suposiciones.
Crucé el jardín y vi que la puerta estaba entreabierta. ¡Hola! Grite. Nadie respondió. Al entrar, la habitación tenía una discreta y cómoda claridad que trasmitía el frescor que en la calle el sol ahogaba.
Salvador esperaba cómodamente sentado en un sillón rojo. Feli, mi tía, dormía apoyada sobre el brazo del butacón, que estaba unido al de Salvador.

Los besé y Salvador me comentó cómo iban los achaques.
(Cuando ya han pasado de largo los noventa es un privilegio el hecho de poder contarlo. Y Salvador tiene una agilidad mental y una memoria que se escapa de la normalidad)

“Yo quería ser militar. Tenía un primo, Francisco, que era Brigada del ejército en Tarrasa (Barcelona). Dejé el campo y en tren me encaminé a Tarrasa. A los dieciocho días después de mi ingreso en el cuartel estalló la guerra civil. Ya ves qué panorama me esperaba”

Salvador se agita en el sillón, limpia una y otra vez la comisura de los labios con un pañuelo. La televisión está apagada y la tía Feli permanece quieta con la cabeza junto al brazo de Salvador. Éste observa cómo escribo. Le miro, tiene la piel blanca y los ojos que se ayudan del sonido para orientarse. En la calle no se oye nada.

Salvador, un prodigio de memoria y reflejos mentales

-Salvador ¿me ves?

El bulto... ya no veo.

Alzo un brazo y le pregunto: ¿Qué mano tengo levantada?

- La izquierda.

- ¿Y ahora?

- La derecha.

Me dispongo a tomar notas sin perder nada, mas Salvador se explaya en los parentescos como si yo los conociese.

“Ya hacía un año que había salido de la Zarza y tenía como compañero en el dormitorio a un comisario político. Fue el responsable de que de que me nombraran cabo del ejército republicano”
“Estuve en muchos frentes, Fornillos, Jaca, Barbastro, Quinto de Ebro, Sástago, por dónde pasa el Ebro, Caspe, Alcañiz, etc. Un día estábamos dentro de un búnker, yo llevaba una ametralladora, primero la checa, que tenía el cañón como de plástico y se calentaba; después tuve la metálica”

Salvador perdió por momentos el recuerdo del suceso que me quería contar, casi al instante retoma el hilo sin que yo haya hecho nada por recordárselo.

Lo del búnker, estábamos en lo del bunker, sí, salí fuera y tenía a escasos metros los soldados nacionales. – ¡Que salgan todos!- ordenó el mando de los nacionales al ver que mis compañeros continuaban en el bunker. Los pobres estaban aterrados. Yo también. Ese día pensé que no salía vivo de allí. Me lanzaron una granada que pasó muy cerca. Pero tuve suerte y seguí vivo”

Por mi cabeza pasó la idea de preguntarle por los compañeros del búnker, pero no quise distraerle ni incidir en nada si él no lo comentaba.

“Mas adelante pude reunirme con republicanos en retirada, porque la Artillería de los nacionales nos obligaba. Nos agrupamos y yo era el único mando del grupo. Esa noche tuve un incidente que me marcó para siempre. Sucedió a la hora de asignar los centinelas que cubrirían la noche para avisar si merodeaba el enemigo.
-Tú harás la primera guardia, le dije a un soldado.- Se negó, justificó que tenía mucho miedo.
Todos teníamos miedo, pero era la guerra, y si perdía la autoridad, en tales circunstancias, todo se perdería.
Desenfundé la pistola y le apunté a la cabeza.
-¡Si no lo haces te pego un tiro! – amenacé.
- Mátame.
No tuve valor, en ese momento supe que yo no servía para matar. Su turno de imaginaria lo tuve que hacer yo.”

 
- Salvador, ¿A qué hora coméis?- le pregunto.
- Más o menos sobre la una.
- Pues, se acerca la hora-
le digo mirando mi reloj- volveré después de la siesta.
- Yo no echo siesta- me dice él.
- Intuyo que está disfrutando con lo que estamos haciendo.
- Salvador yo me acuesto tarde siempre durante estas fechas- le digo- me viene bien una siestecita, así está uno después más fresco y con la cabeza despejada.
Salgo a la calle pensando en cómo ordenar el caudal de anécdotas que Salvador me ha contado. Me doy cuenta que estoy ante una oportunidad única y no quiero que la pereza me haga perder nada, absolutamente nada.
El sol arrea con saña y el pueblo entero parece dormido. Al cabo de un par de horas regreso a casa de Salvador.
 
LA MUERTE MENTIROSA
 

El artífice de esta historia:

 El Señor SALVADOR HERNÁNDEZ


Cerrábamos nuestra conversación de la mañana narrando el episodio sobre la desobediencia que el miedo produjo en el centinela y la imposibilidad de Salvador Hernández por conseguir que el soldado acatara la orden. El hecho que subyace en aquel encuentro no es otra cosa que la fortaleza moral de nuestro protagonista Salvador, a quién ni las atrocidades más grandes de la guerra consiguieron tambalear sus principios como ser humano.
Sabemos que, no habría pasado “nada”, e incluso hubiese estado admitido el crimen si se hubiese producido en aras de mantener la disciplina castrense. Sin embargo, la educación y otros valores aprendidos durante su infancia en Zarza de Pumareda se mantuvieron firmes y muy por encima de las atrocidades de la propia guerra
.
 
LA MISTERIOSA CHICA DEL BESO

-¡Hola!- saludo al entrar. Igual que sucedió en la mañana, nadie responde.
Entro en la sala y la imagen es idéntica: Salvador permanece acomodado en su sillón rojo y tía Feli recostada sobre el brazo del sillón y bajo el efecto adormecedor de las medicinas.
- Salvador, me gustaría que me contases, si recuerdas, algún momento de los que viviste por allí que nada tuviera que ver con la guerra. ¿Tuviste alguna novia?-
le solté a bocajarro, mirando de reojo a tía Feli, quién parecía profundamente dormida.
Salvador se queda unos instantes pensativo. Le observo en silencio sin preocuparme del tiempo que tarda en llegar la posible respuesta.

Por treinta pesetas adquirió  ese traje. Un tipo elegante    
 

- Novia, lo que se dice novia no llegué a tener ninguna- aclara, rascándose la barba del mentón en un gesto de masculina coquetería- pero te voy a contar algo que a mi me resultó sorprendente.

- Cuenta, cuenta-
le incito

-Estábamos en un pueblo, ocupado, claro está, por los republicanos, y se organizó un baile. A mi me encomendaron la misión de vigilar que no hubiese altercados, es decir: borracheras, peleas, y esas cosa que puede traer la juventud, que siempre es juventud aunque esté en plena guerra. Y a veces a dos le gusta la misma muchacha y ya la tenemos liada más pronto o más tarde. Pues bien, durante el baile observé que una chica no me quitaba el ojo de encima. Al día siguiente iba paseando yo por el pueblo y la encontré en una de las calles. Se acercó y sin decir nada me dio un beso y marchó corriendo.
Al cabo de unos días vino una ambulancia al pueblo para llevarse a alguien, me acerqué y vi que era la chica del beso.

Pasó el tiempo y nos fuimos a otro pueblo y volví a verla, ahora era madrina de guerra, cuya misión consistía en obsequiarnos con comidas y pequeñas meriendas. A partir de ahí nunca más volví a verla y yo seguí en el frente.


PRISIONERO EN EL CAMPO DE CERVERA (LLEIDA)

-Recuerdo que era el día 8 de Febrero cuando nos retirábamos las fuerzas republicanas hacia Puigcerda. Hacía un frío terrible. La carretera estaba completamente nevada. Aquello era una caravana humana de supervivencia. Encontrábamos coches abandonados en las cunetas. Soldados heridos que eran ayudados por otros soldados. Mujeres con niños en la espalda. Hombres con carretillos atestados de maletas. Mozalbetes con bicicletas cargadas con colchones. Todos sabíamos que aquella dureza era una puerta a la esperanza, que tras aquel dolor podrían llegar los días de sol que añorábamos de nuestra tierra. Atrás dejábamos la muerte, el hambre y la miseria más cruenta. En fin, nuestro campo tenía una cosa buena al menos para mí, el mar. Allí en en aquel reagrupamiento de españoles refugiados de guerra estuve tres meses.
Se empezó a comentar que si regresabas a España y no tenías delitos de sangre los nacionales no te hacían nada. Y , claro está, yo no tenía nada. Consideré que debía venir a España y nos trajeron con un tren que entró por Portbou y nos llevaron hasta un convento de Cervera- Lleida. Estaba lleno de republicanos con un aspecto poco agradable...
 
Salvador hace una pausa mientras da un sorbo al vaso de agua que tiene enfrente. Momento que aprovecho para preguntarle.
 
- ¿Durante aquellos días tenías noticias del pueblo?
 
- Ninguna. Antes yo les escribía cartas, pero después fue imposible comunicarme.
 
- ¿Entonces tu familia no sabía si estabas vivo o estabas muerto?
 
- Esa es otra. Llegó un vecino al pueblo que había estado con los nacionales en el frente de guerra y le preguntaron por mi. Al decirle el lugar dónde creían que yo estaba, el dijo: ¡eso ha quedado todo achicharrado!
 
Se puede decir, Salvador-justificó- que esto no resultaba extraño, casi se podía esperar que un día u otro llegara una noticia así, pero espera, espera que te cuente.
 
- Estábamos en el campo de Cervera. Allí nos hacían cantar el cara al sol y además instrucción a todo meter. Cierto que éramos jóvenes, pero ya estábamos muy débiles. Para comer únicamente nos daban un vaso de alubias frías y un panecillo. Eso era la comida de todo el día. A veces nos la daban a primera hora. Otros días a última hora. Era una tortura. No podíamos asearnos.
 
Cada día llamaban a algunos presos por megafonía. Cuánta pena me daba ver cómo se esforzaban por superar los escalones con las escasas fuerzas que tenían. Los interrogaban y azotaban. Algunos regresaban con el perdón y seguían en el campo. Otros jamás volvimos a verlos.
 
Un día estaba yo tras la valla del campo y vi una silueta que me resultó familiar. "Si parece... pensé"
 
A los pocos minutos me llamaron. Acudí a la entrada del campo, sucio, desaliñado y avergonzado: ¡¡¡Mi hermano Pepe!!!
 
Nos abrazamos con el mayor sentimiento que te puedas imaginar. Fue tanta la emoción que, al soltarnos, él cayó hacia un lado y yo hacia el otro. Escribí a mis padres que me creían muerto y ya no tardé mucho en regresar a mi pueblo.
 
La gente me estaba esperando en la carretera y había una mujer que gritaba: "Yo nunca he visto a un rojo, quiero ver a un rojo". No sé qué esperaba.
 
Como te puedes imaginar todo era emoción, mucha alegría, y por mi parte muchas ganas de olvidar. Yo no quería contar nada triste que estropeara la alegría. La gente me besaba y abrazaba. Mi familia lloraba y mi padre cuanto me tuvo delante, me abrazó diciendo: ¡¡AY HIJO, YA TE TENEMOS EN CASA!!
 
En ese momento, Salvador, sacó el pañuelo, no para limpiarse la comisura de los labios.
 
- Estoy llorando- me dijo.
 
- Yo también Salvador- respondí cogiéndole con fuerza la mano que tenía apoyada en la mesa- has conseguido emocionarme. Muchas gracias. Será difícil olvidar este momento.
  .  

Más fotos en blog de Salva:  :

>  1ª parte

 
2ª parte

 
.    

Jesús Nieto

( Zarceño de mayor edad )

En Octubre 2015 cumplió 100 años - FELICIDADES

Con motivo de su

95 cumpleaños

.

Octubre 2010

 

Hola, Jesús ¿me conoce?

   Sí hombre

¿Quién soy?

   ¡Coño! tú eres...el... del tío Manuel.

¿Cómo está, cómo se encuentra?

   Bieeennn!

¿De salud bien?

   Sííí, sííí...

¿Sabe, Jesús, que es usted el mayor del pueblo?

  ¿Eh? ... Yo no sé si seré o no; me parece que... Porque... de la quinta mía, me parece que ya todos están,... están... p allá.

De los que viven en La Zarza es el mayor ¿no?

   Sí, sí...

¿Hay alguno que viva fuera que sea mayor que usted?

   No sé..., pero me extraña; me parece que no. Y creo que de la quinta mía no vive ya ninguno tampoco.

¿Y qué se siente al ser el mayor de La Zarza?

   ¡Hombre!, pues por lo menos está uno contento, porque llega uno, verdad, a estas edades y... está bien...

Es una categoría ser el mayor del pueblo, ¿no le ha concedido el ayuntamiento alguna medalla por este motivo?

   ¿A mí?...   ¿Pa qué quiero yo la medalla?   (risas...)

Yo recuerdo a su padre, el tío Aniceto, que fue cartero y en mis recuerdos lo veo recorriendo el pueblo repartiendo las cartas,  y creo que llegó a cumplir los cien años.

   Sí, murió con cien años y diecisiete días.

O sea que, "De tal palo, tal astilla" ... ¿no?

   Sí, sí.

Así que usted tiene que pasar de los cien o más.

   ¡Coño!, como no me muera antes, ya lo creo.

¿Ha oído hablar de Internet?

   Yo no sé...

De ordenadores y esas cosas modernas

   Yo no sé, yo no, no,... de eso no.

Llegado a este punto le tengo que aclarar, Jesús, que esta entrevista, esto que me está contando lo colocaré en la página que La Zarza tiene en Internet, como homenaje al mayor del pueblo que es usted, si le parece bien y me da su permiso; pues los zarceños que viven fuera, muchos de ellos visitan nuestra página y de esa manera siguen en contacto con el pueblo, aunque sea virtualmente en la pantallita del ordenador.  Así que... ¿me da su permiso?

     Sí, sí

¿Que le parecen estos inventos de los móviles y ordenadores?

    ¡Pues hombre!, son cosas modernas que están muy bien..., si se usan bien.

¿Y de memoria, qué tal?

    Yo muy bien

¿Me diría cómo se llamaban sus padres?

    ¡Sí hombre!, mi padre se llamaba Aniceto

-¿Y su madre?

    María

¿Y sus hermanos?

    Mis hermanos,... Anuncia, Pilar, y luego... Manolo, Santiago,... la Carolina, Pepe, todos.

 ¿Quién es el menor, Pepe o Carolina?

    La Carolina

¿Y cuántos hijos y nietos tiene?

   Hijos cuatro: Elisa, Manolo, Jesús y Jose-Mari. Y nietos... tres y uno y ... siete,... ¡ocho!, ¡ocho! nietos y dos bisnietos.

Cuénteme algún recuerdo de cuando era chaval, ¿qué hacía?

   ¡Qué se yo!... dar guerra, a lo mejor... (risas)

¿Ayudaba en la fragua de su padre?

   ¡Sí, hombre!... mucho.

Y de mayor ¿a qué se dedicó?

   Agricultor, a la agricultura.

Agricultor de baja escala, como todos en el pueblo ¿no?

   Sí, sí, eso.

( Foto de archivo - 1968 )

¿Actualmente qué hace, su vida ahora cómo es?

   Pues la mi vida,... pues nada,.. ya ves,  de edad... ya grande, y mayor, ... y estoy bien.  Y yo,... ¡qué coño!, qué voy a pedir más.

Bueno, Jesús; ¿quiere decir algo más para que pongamos en Internet, para que lo vean y lean los que visitan nuestra página, en Salamanca, en Sevilla me consta que sus familiares, sus sobrinos la visitan; también gentes de toda España, incluso del extranjero, últimamente muchos de Argentina que son nietos y bisnietos de aquellos que emigraron ?

  ¡Cóño, qué voy a decir ya!... (risas) . Bueno... pues... un saludo para todos y ya.

Me alegro mucho de verle y encontrarle tan bien.

   Y yo también, sí, sí. Estoy bien, ya qué voy a pedir,... gracias a Dios me ha concedido llegar hasta aquí...

¿Me dice que dolores no tiene, verdad?

   No, no; yo nada

¿Sólo lo de la vista?  -Me aclara su hija Elisa que debido a una pequeña lesión ocular, que no aconsejan los médicos operar por su edad, tiene alguna dificultad que él así nos explica:

   Hombre, la vista,... pos eso... Hay días que veo mejor, unos días que otros, cuando sales a la calle, unos días veo mejor que otros, según esté la atmósfera...

Enhorabuena y felicidades Jesús y muchas gracias por tu amabilidad, buen humor e ironía y gracias a tu hija Elisa, colaboradora en facilitar esta entrevista. Quedamos citados para dentro de cinco años, cuando cumplas los cien. (Manolo)

 La Zarza: Agosto-Octubre 2010

relacionado


.

001

     

 

CESAR MARTÍN CALVO

(Sacerdote)

Con motivo

de sus

Bodas de Oro

Sacerdotales

1960 / 2010

Teresa, hermana de D. César entrevista a su hermano a petición de la página

 

Mira hermano, en la Zarza virtual, me han pedido que te haga una breve entrevista y confían que la consiga. Pienso que no podemos defraudarles. Seré breve en cuanto a preguntas:
 
Dime, ¿Cómo recuerdas tus años de niño en el pueblo? ¿Qué primeros recuerdos tienes?
 
El recuerdo o recuerdos de mi niñez en el pueblo están medio borrosos; la escuela de párvulos que atendía la Sra. Auxilio, cuando cantábamos la tabla y el catecismo; la escuela de los mayores cuando se compró una estufa de leña para la que teníamos que llevar leña los niños. De la iglesia la novena de ánimas cuando desde el coro algunos hombres cantaban: "Por la pobrecitas almas - todos debemos rogar - que Dios las saque de penas y las lleve a descansar"  Y también de subir a la punta del pueblo a buscar a la panadería el pan negro del racionamiento que no nos gustaba. Iba a casa de mi abuela Teresa que hacía pan blanco (de contrabando).
 
¿Cómo surgió tu vocación? ¿Hubo algo o alguien determinante?
 
Todo empezó siendo monaguillo, como lo fueron muchos chicos del pueblo con D. Leopoldo. Ciertamente yo no recuerdo haber jugado a celebrar misa como se cuenta en otros casos y que nuestro poeta Gabriel y Galán refiere en una poesía que titula "Vocación"  y que culmina con la primera misa.
 
Indudablemente influyó mi madre, aunque mi abuela Teresa no le agradaba la idea "porque había oído que en el seminario se pasaba mucha hambre". Algo de eso había habido; pero era por los años 1940-44 y yo entré en 1 de octubre de 1947 con Juan Evangelista Alonso.
 
Los primeros tiempos en el Seminario ¿fueron llevaderos o duros?
 
Vistos desde ahora puedo decir que eran duros; pasábamos mucho frío en invierno sin ninguna estufa o brasero, no volvíamos a casa ni una sola vez desde octubre a junio; por estar tan lejos del pueblo no tenía visitas durante el año, más que de la ciudad.  Pero entonces estos inconvenientes y otros no los sentía. Nunca fui un alumno rebelde ni exigente. La austeridad era la tónica de aquellos años en todos los órdenes.
 
Con la perspectiva de los 50 años transcurridos cómo recuerdas tu ordenación y tu primera misa en La Zarza? Cuéntanos.
 
La ordenación fue en la catedral vieja de Salamanca el 16 de abril de 1960 en la vigilia pascual; entramos con la luz del día y aunque la celebración duró varias horas por el número alto de ordenados tuve la sensación de que "seguía brillando el sol". La Luz de la Pascua había entrado en mí; acompañado de familiares hubo una fiesta en mi habitación. Consideré que la ordenación era el paso definitivo.
 
La primera misa el viernes 22, en La Zarza, era un complemento, aunque fue una gran fiesta a la que vinieron también gentes de los pueblos vecinos. Otras personas del pueblo pueden recordar más cosas que han aparecido en comentarios en "La Zarza virtual".
 
Se puede decir que la mayor parte de tu labor la has desarrollado en América, concretamente en Asunción (Paraguay), donde en la actualidad sigues. ¿Hay muchas diferencias entre aquella sociedad y esta nuestra? ...  ¿Vas a volver allá...? ....   ¿No has pensado en tu jubilación?...
 
Sí, de los cincuenta años transcurridos cerca de cuarenta he trabajado en Asunción. He visto que el director de la página web de "La Zarza virtual" se informó bastante bien de mis cargos allí y aquí. Fueron los 8 primeros años de formador y profesor en el Seminario Metropolitano de Asunción - Seminario prácticamente nacional -  Pasé a la parroquia del Carmen, cuando se abrió el Seminario nacional, luego Guijuelo, luego otra vez parroquia del Carmen; un año en Trinidad, 14 ya en Salvador del mundo, elevada a parroquia en 1997, así figuro como el primer párroco.
 
No hablaré de aquella sociedad, sino de los feligreses de allí. Lo religioso tiene bastante peso, lo que llamamos religiosidad popular: peregrinaciones al santuario mariano de Caacupé; bendiciones, devociones, imágenes, medallas; a pesar de no pocas defecciones y abandonos de sacerdotes, la Iglesia ocupa el primer lugar en la confianza del pueblo. Se organizan ellos en comisiones para hacer una capilla, lo que le extrañó mucho a D. Braulio, obispo de Salamanca, cuando nos visitó.
 
Y sobre todo la relación con el sacerdote es mucho más cercana y más cálida que aquí. Por ejemplo, te hacen una fiesta  o un brindis al menos tres veces  al año; el día del párroco - 4 agosto - el del cumpleaños, el de la ordenación y a otro compañero que falleció el mes de sus bodas de oro, en su santo.
 
Sí, volveré a mi parroquia,... hasta ...
 
¿Cómo has vivido la celebración de tus Bodas de Oro Sacerdotales, primero allá en Asunción y después en La Zarza y en Salamanca?
 
He tenido durante varias semanas una intensa preparación espiritual con lecturas y preparando los textos  de la homilía y de la hoja que se distribuyó a los asistentes. Ha sido un revivir la ordenación sacerdotal. Quizá demasiadas celebraciones, pero pienso que además de ser unas celebraciones  de acción de gracias a Dios, me debía a los fieles de mi parroquia, a mis familiares y paisanos (compueblanos) y también a mis compañeros de ordenación, a los que les ha traído mucha alegría. Y todo esto me ha sido a mí muy grato.
 
Cuando estás en Asunción, ¿tienes ocasión de entrar en Internet y visitar la página del pueblo? ...   Dinos cómo se ve La Zarza en la distancia.
 
Llevo con internet más o menos un año. De cuando en cuando abro la web de La Zarza. Me entero especialmente del tiempo que hace; seguí el conflicto desgraciado del nido de la cigüeña y saltó a otros medios no solo escritos sino también virtuales como el periódico digital: LA CIGÜEÑA.
 
¿Cómo la veo? ... ¡Como mi pueblo! ...
 
Para finalizar ¿Quieres añadir algo más o decir lo que quieras y no te haya preguntado?.... Ya ves, no han sido muchas preguntas.
 
He accedido a esta entrevista por gratitud a los que andáis  con la "página". Como un modo de comunicarme con esa Zarza que es visitada en esta página por tantos hijos o descendientes del pueblo.
 
Aprovecho este espacio para expresar mi gratitud a todos: familiares, feligreses de mi parroquia de Salvador del Mundo y amigos, vecinos de Zarza de Pumareda, religiosas y sacerdotes que participaron en las celebraciones; parientes ausentes que me llamaron al ver el reportaje de la fiesta, como los primos Joaquín y Encarnación de Sevilla y otras más: Cari y Angelita.

(La Zarza, mayo 2010)

enlace relacionado

 

ïVolver

Inicio